Windows 10, la última gran migración

Windows migración Business Value Exchange
Windows 10 ha ganado la batalla de los corazones y sentimientos de los consumidores. Tanto, que cerca de 350 millones de usuarios ya han actualizado su sistema operativo a la nueva versión en su primer año de existencia.

Y estamos en un punto en que la migración empresarial a Windows 10 debe comenzar. De hecho, todas las empresas habrán de acometer ese movimiento antes de que termine 2019. La razón es el final de la compatibilidad con Windows 7. Por eso, muchas de esas empresas migrarán antes de esa fecha tope con tal de obtener ventajas tales como seguridad, compatibilidad con dispositivos y funciones avanzadas, entre otras.

El caso de las empresas que ya han actualizado a Windows 10 lo traté en mi último blog y se puede resumir en la capacidad de administrar y ofrecer una experiencia de usuario consistente a través de la flota corporativa. Los empleados se mueven con facilidad en entornos fijos y móviles y, para beneficio de la empresa, su productividad y seguridad se ven mejoradas, así como se asegura el mantenimiento desde la nube.

La migración a Windows 10 será la última gran migración portátil y de escritorio

La migración a Windows 10 será la última gran migración corporativa de portátiles y equipos de sobremesa. Debido a los atributos propios de los usuarios de Windows 10, éstos procederán a actualizar los equipos según sus necesidades en lugar de esperar a la entrega de un nuevo equipo con nueva imagen corporativa. Una actualización que supone el paso de un enfoque basado en el perfil de consumidor, y que será gestionada por él mismo. En algunos casos, también conllevará una gestión muy ligera del despliegue de aplicaciones. No obstante, y a más largo plazo, permitirá a los usuarios finales disfrutar de más opciones tales como usar un solo dispositivo corporativo, una tableta, o bien un teléfono inteligente.

Lo que hay que tener en cuenta es que esta última gran migración no es una actualización ordinaria. Windows 10 aporta una nueva filosofía al lugar de trabajo. Eso supone pasar a controlar el dispositivo; un nuevo estilo de trabajo, en definitiva. Por eso, Windows 10 puede ser una decisión inevitable, pero lo ideal es prepararse lo antes posible para proceder a la migración de una manera más simple y menos arriesgada. Y lo ideal es hacerlo mediante tres etapas que incluyan asesoramiento y consulta y también transformación y gestión de la empresa para asegurar los beneficios propios de una empresa moderna.

En otro orden de cosas, Windows 10 y su integración en el ecosistema más amplio de Microsoft ofrece una serie de ganancias en forma de productividad a la mayor flexibilidad que ofrece a los empleados. Por eso, cada industria puede beneficiarse de nuevas e innovadoras maneras de trabajar: desde el profesional de la salud que puede realizar las visitas a sus pacientes con una tableta en la mano, hasta el técnico de una instalación petrolífera, con su dispositivo móvil en la mano para realizar las pertinentes comprobaciones de seguridad, entre otras tareas.

Otro de los grandes beneficiados de Windows 10 es el usuario que acude a trabajar con su propio dispositivo. No en vano, a medida que se incrementa la entrega de aplicaciones para que el usuario pueda trabajar donde desee, aumenta de manera paralela su capacidad de conectarse con la nube, lo que le permite interactuar con otros compañeros de trabajo. Asimismo, Windows 10 facilitará a las empresas que trabajen con modelos BYOD revisar dicho modelo, lo que redundará en una reducción de los costes de adquisición de activos.

Todo esto significa que Windows 10 no es una actualización ordinaria. Por eso es esencial contar con un socio de negocio que asesore a las empresas, pero que también les ayude a ejecutar un cambio tanto en el negocio como en las dimensiones que debe desarrollar la tecnología dentro de la empresa. De ahí la importancia de tener en cuenta una serie de consideraciones importantes que determinan una migración exitosa y dentro del presupuesto. Así, en primer lugar, hay que tener en cuenta el patrimonio de aplicaciones de la empresa, que debe ser entendido y evaluado para tenerlo a su disposición en todo momento. Una de las ventajas de Windows 10 es la compatibilidad con las aplicaciones más comunes de Windows. Sin embargo, son las desarrolladas por las empresas las que a menudo requieren remedio, aunque el valor de los cambios a emprender es significativamente menor que el de la migración de XP a la versión 7 de Windows.

La nueva versión de cada aplicación tiene que ser empaquetada para la implementación en diferentes entornos. Sin olvidar que también han de tenerse en cuenta las nuevas características de seguridad de Windows 10 que permiten la firma de paquetes de aplicaciones. En este sentido, Windows-as-a-Service viene con dos actualizaciones al año y éstas deben ser probadas antes de ser instaladas en el lugar de trabajo en general. Hewlett Packard Enterprise ayuda a los clientes a elaborar una cartera de aplicaciones, que categoriza el aspecto crítico de cada una de ellas según el negocio y qué medidas tomar cuando se presenta una nueva versión.

Además de estas especificaciones de Windows 10, los equipos de TI de la empresa necesitan planificar otras actualizaciones que permitan una mayor flexibilidad en el trabajo de los usuarios para aprovechar el paquete de licencias de Microsoft. Muchas empresas están vinculando actualizaciones de los dispositivos de usuario final con capacidades de nube como Microsoft Office 365 y de almacenamiento de archivos en la nube con One Drive. Microsoft Enterprise Mobility Suite y Skype también pueden ser parte de la solución.

Ampliar la funcionalidad a través de aplicaciones como Yammer, Delve, PowerBI puede tener sentido para algunas organizaciones a la hora de mejorar la experiencia del usuario, el compromiso y la productividad. Para los administradores de TI, el uso de servicios basados en la nube tiene muchas implicaciones para la gestión de la infraestructura subyacente, sobre todo, en los servicios de directorio y en la red. Este servicio crucial que gestiona el acceso a los recursos en la red y los hace accesibles a usuarios y aplicaciones tiene un papel aún más crucial que jugar cuando la nube ya está involucrada. Sin credenciales autorizadas, no hay información disponible para un usuario.

Windows 10 promete más flexibilidad, mayor productividad y menor coste total de propiedad. Sin embargo, con tantas facetas para orquestar en una migración de Windows 10, se hace necesaria la compañía de un socio un compañero que proporcione una visión exacta y posea experiencia sobre cómo lograr el objetivo final de la empresa moderna de extremo a extremo. En HPE Enterprise Services ofrecemos un servicio integral (asesoramiento para la transformación y la gestión) basado en la geografía cruzada y la experiencia de la industria para asegurar las complejidades únicas de la base de activos existentes de cada cliente y las mejoras deseadas puestas a su disposición.

En conclusión, hay mucho que pensar por parte del equipo ejecutivo de la empresa en lo que respecta a esta última gran migración, desde la modernización de aplicaciones y hardware, escalado de la red para más dispositivos y actualización de la entrega desde Internet, hasta la seguridad y la optimización de licencias. La organización que quiere seguir mejorando tiene ante sí el reto de cómo involucrar a los empleados, atraer a la próxima generación de trabajadores, permitir a los socios participar en la colaboración y ofrecer flexibilidad en donde se realiza el trabajo.

La empresa moderna está utilizando la actualización de Windows 10 para activar el cambio de negocio, aumentar la información disponible para sus empleados y crear más flexibilidad en su entorno de trabajo. Ofrecer una experiencia similar a la del consumidor apoyada por la seguridad empresarial y la colaboración instantánea es un estribillo que se escuchará mucho más a menudo a medida que las empresas se modernicen.

  • Antonio Vázquez

    Quizás tenga un mercado con las empresas.
    Pero con el usuario particular, que se mueve en una plataforma móvil, fracasa desde 2014